RESIGNARNOS, DECIDIR, ACEPTAR, ESA ES LA CUESTIÓN.

Para comenzar este artículo, me parece interesante aclarar su importancia, explicando las diferencias que nos generan las EMOCIONES frente a los ESTADOS DE ÁNIMO.

Así como las emociones pueden ser momentáneas o temporalmente acotadas en un periodo de tiempo más reducido, los estados de ánimo NO. Los estados de ánimo tienen una duración mucho mayor, y por tanto su influencia sobre nosotros, sobre nuestra vida y sobre nuestro futuro puede ser mucho mayor. Tanto positiva como negativamente, según en cuál nos encontremos.

Teniendo esto en cuenta, cuando estamos o nos sentimos en una situación de RESIGNACIÓN o de resentimiento, nos encontramos normalmente ante un estado de ánimo muy negativo que hace que veamos muy lejano un horizonte de felicidad. ¿ES ESTO LO QUE QUEREMOS?. SEGURO QUE NO.

Para salir de ahí, y conseguir el estado de ánimo que proporciona la ACEPTACIÓN, y por tanto de PAZ, lo primero que quizá ( en mi opinión SÍ) debemos hacer, es tomar una DECISIÓN. ¿Cuál?. La respuesta está en ti, en cada uno de nosotros.

Podemos plantearnos algunas preguntas que nos pueden ayudar:

¿Realmente somos víctimas de una situación injusta de la que no somos responsables?.

¿Hay alguna promesa incumplida?.

¿Realmente no podemos hacer nada frente a esta situación?.

¿Si no podemos o no decidimos cambiar esta situación, cómo nos sentiremos, cómo nos vemos en el futuro?. ¿Queremos esto?.

Si ante las respuestas a estas preguntas, ENTENDEMOS LA SITUACIÓN Y DECIDIMOS SOSTENERLA, es cuando ha llegado el momento en el que podemos trabajar el paso a la ACEPTACIÓN.

Ahora, a todos aquell@s que os encontréis ante una situación de conflicto interior de este tipo, os invito a hacer esta reflexión, a que os planteéis estas preguntas. Con tiempo, detenidamente, en un lugar adecuado con espacio y tiempo para poder observaros bien dentro.

………………………………………………………………..

Es probable, que en el inicio de esta reflexión, momento en el que aún estamos con el estado de ánimo de la resignación, sintamos una emoción no agradable: puede ser tristeza, puede ser angustia….. Sin embargo, ¿cómo os sentís tras finalizar la reflexión?

Pues bien es habitual que dependa de cuál sea o vaya a ser vuestra decisión. Quizá  ya haya comenzado el proceso de tomarla. ¿Qué emoción sentís en este caso?. ¿Os resulta MOVILIZADORA? SEGURO QUE SÍ.

Si en otros casos, directamente tras esa reflexión, ha llegado la ACEPTACIÓN, ¿cómo os sentís?, ¿qué veis dentro de vosotr@s?. Ha comenzado seguro un cambio en el estado de ánimo, está llegando la emoción de la PAZ.

No siempre, por supuesto, este proceso se puede resolver o superar tras una sola reflexión. Sería fantástico, pero decir eso sería también una locura y bajo mi punto de vista una falta de responsabilidad.

En muchos casos, y de muy diferente naturaleza, es necesario un proceso de trabajo y redescubrimiento personal intenso, pautado, y un poco más largo para desbloquear esa situación. Ya que por desgracia, en la vida, en nuestras vidas, nos encontramos ante situaciones y contextos, que van evolucionando y no siempre en la dirección que nos gustaría.

Posiblemente, en el inicio no vivíamos, ni sentíamos la situación, como lo hacemos ahora. Es normal, es habitual. Pero de repente sentimos un “CLICK”, que nos dice alto y claro: !AQUÍ ESTA PASANDO ALGO QUE NO QUIERO!”. Pues bien, esto, ya es fantástico!!, queremos resolverlo. PASEMOS A LA ACCIÓN.

LA ACEPTACIÓN DE NUESTRA DECISIÓN ES NUESTRO BILLETE A LA LIBERTAD.

ALENTA COACHING TE PUEDE ACOMPAÑAR, APOYAR Y DAR LUZ EN EL CAMINO.

¿TE ATREVES A ALCANZAR TU ÉXITO?

2018-01-10T21:24:38+00:00

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies